Máquinas dispensadoras de comida y bebidas, al lado de la cultura

La cultura es uno de los sectores que más se han visto afectados por las restricciones de la crisis del coronavirus. Muchos espacios tuvieron que cerrar completamente y fueron de los últimos en volver a abrir las puertas e iniciar así la famosa nueva normalidad.

No obstante, estos lugares culturales, ya sean museos, galerías, teatros, bibliotecas, o incluso parques y jardines, igual que el resto de locales comerciales, siguen teniendo restricciones de aforo a fin de garantizar el distanciamiento social. Por ello, no pueden retomar su actividad al 100%. De hecho, los puestos de restauración y cafeterías son, en algunos casos y dependiendo de su ubicación (abierta o no al público que no visita el espacio cultural), los más damnificados. No sale a cuenta abrirlos por tan poca gente y los mantienen temporalmente fuera de servicio.

Aquí es donde las máquinas dispensadoras de comida y bebidas pueden aportar un rayo de luz a la cultura.

Una visita tranquila a un museo o galería


Las visitas a este tipo de sitios no suelen ser de corta duración precisamente, de modo que es natural que nos entre hambre o sed. Es en estos momentos cuando una máquina expendedora de bebidas y snacks puede ayudarnos a matar el gusanillo.

Los productos de las máquinas vending, al contrario de lo que comúnmente se cree, pueden ser completamente saludables y equilibrados, y se adaptan a todo tipo de consumidores con opciones vegetarianas, veganas o sin alérgenos como la lactosa o el gluten.

Lo bueno que tienen los museos, exposiciones y galerías ahora es que la poca gente que hay dentro nos garantiza una visita más tranquila en la que podemos disfrutar del arte. Incluso los hay que dejan entrar a un precio reducido a las personas residentes en la misma ciudad. Las máquinas vending contribuyen a esa sensación de tranquilidad. No será necesario salir y volver a entrar para comprar alimentos y bebidas, sino que podemos hacerlo en una máquina dispensadora que está al alcance de nuestra mano.

Centros de coworking y edificios de oficinas


Entre los sectores que están en proceso de reestablecer su actividad en esta nueva normalidad están las empresas. Ya son muchas las compañías que ofrecen a sus empleados y empleadas la posibilidad de volver presencialmente a la oficina, ya sea porque en casa no disponen de un espacio adecuado para desarrollar su trabajo o bien por la necesidad de hacer alguna reunión. Por otra parte, los freelance y autónomos que estaban acostumbrados a trabajar en centros de coworking también se están volviendo a instalar en ellos, cumpliendo con todas las medidas de seguridad establecidas.

¿Pero qué pasa si la actividad empresarial en tu oficina ha vuelto antes que tu cafetería favorita a la que solías ir a desayunar? Entonces vas a agradecer tener una máquina dispensadora de alimentos y bebidas a tu alcance. Con una máquina expendedora de botellas de agua puedes saciar tu sed o con una máquina vending de café puedes invitar al resto de miembros de la reunión que has organizado.

Sostenibilidad 24/7


Igual que la disponibilidad de las máquinas vending es 24/7, también lo es su vertiente sostenible. Los lugares con mucha gente de paso, ya sean espacios culturales u oficinas donde se celebran reuniones con gente diferente, suelen hacer bastante uso de máquinas vending. Y a pesar de que ya haya muchos productos con envases hechos de materiales compostables, lo cierto es que por desgracia la gran mayoría todavía se sirve del plástico como envoltorio.

Por ello, en Serunion Vending disponemos de máquinas de reverse vending, con sistemas de autogestión de los residuos. En el caso de envases como las latas o las botellas, pueden compactarlos de modo que ocupen menos espacio y guardarlos para ser reciclados más tarde. De este modo, nos aseguramos de que la vida de los productos de nuestras máquinas expendedoras sea circular, es decir, que empiece y termine en la misma máquina.

Explícanos tu necesidad.
Nos pondremos en contacto contigo para darte solución