En las universidades, productos saludables

La vida estudiantil en el campus universitario implica mucho más que asistir a clase. Supone una oportunidad para conocer gente, adquirir nuevos conocimientos o practicar deporte en la liga del centro. Llevar a cabo una adecuada alimentación en esta etapa es fundamental, ya que el ritmo de vida frenético de los jóvenes en este periodo exige que su organismo reciba los nutrientes necesarios para poder hacer frente a todos los desafíos que se proponen.

Entre clase y clase es habitual que tanto universitarios como personal docente y administrativo acudan a la cafetería. Sin embargo, en ocasiones estos espacios se encuentran lejos cuando se quiere comer algo, o el hambre aparece cuando ya han cerrado. Como alternativa, Serunion Vending dispone de máquinas vending con productos saludables que ofrecen los nutrientes necesarios para cubrir esas necesidades en cualquier momento del día y cerca del lugar de estudio.  

La oferta de las máquinas expendedoras de Serunion Vending incluye una gran variedad de productos saludables como ensaladas, yogures, fruta troceada, sándwiches o las siempre recurrentes máquinas vending de botellas de agua. Además, también podemos encontrar máquinas vending de café y de bebidas energéticas para rehidratarnos y reactivarnos en esas situaciones de bajada de energía.

Vending en las bibliotecas: motivarse y reponer fuerzas


Mesas, sillas, cartel de silencio… y un snack. La biblioteca es uno de los lugares donde los estudiantes pasan más horas cuando llegan los exámenes o las entregas de proyectos y trabajos. Los más aplicados acuden varios días entre semana y otros, en cambio, concentran su actividad los días previos. Sea como sea, supone un tiempo de esfuerzo mental que requiere energía para seguir avanzando. Y la alimentación es una de las mejores vías para reponer fuerzas.

Según un estudio publicado en botanical online, los estudiantes consumen unas 126 calorías por cada hora de estudio, y es la misma cantidad por cada hora de atención en clase. Esas cifras están incluidas dentro del rendimiento diario normal, por lo que no se aconseja comer de más, sino llevar una vida con una alimentación saludable que incluya de todo un poco.

Además, en los últimos años se ha experimentado un descenso de la compra de productos dulces como chocolatinas o bollería y, en cambio, ha aumentado el consumo de alimentos saludables como frutas o frutos secos. Ocurre de forma general, y en particular en las universidades, donde los jóvenes se encuentran cada día más concienciados con la comida sana. Es por este motivo que desde Serunion Vending participamos e impulsamos esta tendencia de buenos hábitos de consumo de alimentos y ofrecemos productos frescos, naturales, buenos para la salud y fáciles de llevar. En definitiva, les acompañamos en sus decisiones saludables y les ayudamos a que las puedan llevar a cabo en cualquier momento y lugar. Esto incluye, como no puede ser de otra forma, los centros de estudio.

Por eso, adoptar hábitos de alimentación saludables es indispensable si queremos cuidar nuestra salud, y debemos prestar atención a la dieta que seguimos para poder cubrir las necesidades de nuestro organismo de forma equilibrada, sin deficiencias ni excesos. La distribución de las comidas es otro punto relevante para que nuestro organismo tenga los nutrientes necesarios en todo momento. Para ello, es importante organizar bien las comidas, sin saltarnos ninguna y siempre incorporando alimentos de todos los grupos, cada uno en su medida recomendada.


El deporte en la universidad


Es común ver a jóvenes corriendo por el campus a primera hora de la mañana o de la noche, y también con la bolsa de deporte camino del gimnasio o del terreno de juego.

El ejercicio físico es necesario para cuidar de nuestra salud, ya que aporta muchos beneficios al cuerpo y a la mente de la persona, potenciando incluso otros valores que fomentan el estudio como son la perseverancia, el esfuerzo, así como aprender a disfrutar y pasar un buen rato.

Muchas veces, antes de hacer ejercicio o después de practicarlo, el cuerpo nos pide recargar las pilas. Según el tipo de actividad realizada será necesario tomar agua o una bebida que nos hidrate, así como algún alimento sólido que nos devuelva la energía. En esos casos se puede adquirir un producto saludable en las máquinas de vending, que están disponibles las 24h del día en los centros deportivos de las universidades.

Serunion, de la mano de las últimas tendencias


La sostenibilidad es también un área de gran importancia para nosotros. Nos comprometemos con el medio ambiente y no solo utilizamos materiales biodegradables, sino que también ofrecemos máquinas de reciclaje donde se bonifica al usuario por cada producto reciclado. Para ello, Serunion Vending ofrece la posibilidad de usar la tarjeta de estudiante, es decir, tarjetas tipo monedero en las que se recarga saldo para poder pagar en las máquinas vending, y así facilitar la gestión de compras e incidencias con mayor facilidad.

Además, a raíz del cambio en los hábitos de consumo de los últimos años, Serunion se ha ido adaptando progresivamente a las nuevas tendencias tanto en productos de alimentación como en otros ámbitos. De esta forma, las máquinas de vending con productos saludables incluyen sistemas de pago de última tecnología en los que se ofrecen distintas posibilidades de abono. Los estudiantes pueden, en todo momento, pagar con tarjeta o con el móvil, en línea con los hábitos tecnológicos que los caracterizan.

En resumen, las máquinas expendedoras en universidades son un recurso útil por varios motivos:

· Ofrecen variedad de productos saludables en máquinas vending.

· Están disponibles en cualquier lugar, las 24h del día y los 365 días del año.

· Disponen de bebidas diferentes como cafés, aguas, refrescos o batidos.

· Ponen a disposición del consumidor productos fáciles de llevar.

· Tienen una amplia gama de sistemas de pago fáciles y actuales.

· Gozan de una alta velocidad de ejecución. ¡Elegir y listo!

Explícanos tu necesidad.
Nos pondremos en contacto contigo para darte solución